El impuesto de sucesiones y donaciones se regula por la normativa estatal y es exigible en todo el territorio nacional, sin embargo la gestión de este impuesto está cedida a las Comunidades Autónomas, por lo que dependiendo de la Comunidad varía su regulación y por lo tanto su cuantía.

El objeto del Impuesto de Sucesiones y Donaciones es gravar los incrementos patrimoniales obtenidos a título gratuito por parte de las personas físicas. Los casos más frecuentes que dan lugar al devengo de este impuesto son las herencias y las donaciones en vida. En cualquier operación sujeta a este impuesto encontramos dos partes:

  1. Donante o persona que fallece dejando herencia. No es sujeto pasivo del ISD pero en el caso de que sea una donación en vida deberá tributar la ganancia patrimonial obtenida en el IRPF del año en el que se produzca y la plusvalía municipal, si procede.
  2. Donatario o persona que recibe una donación o una herencia. Será el sujeto pasivo del impuesto de Sucesiones y Donaciones. La donación recibida está exenta de tributar en el IRPF en el periodo que se devenga.

En cuanto al plazo para presentar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones debemos diferenciar entre:

Herencias: 6 meses desde el fallecimiento con posibilidad de prórroga adicional previa solicitud.

Donaciones: 30 días desde la fecha en que se produce la donación.

¿Dónde se debe presentar?

Sucesiones: Se debe presentar en la Comunidad Autónoma donde el fallecido tuviera su residencia habitual.

Donaciones: Dependerá de la naturaleza de la donación (bienes inmuebles y/o muebles).

¿Cuánto debe pagar el sujeto pasivo del Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

Existen una serie de reducciones que se aplican a nivel estatal en función del grado de consanguinidad, minusvalías o el tipo de bien. Estas reducciones estatales se aplican únicamente a las sucesiones y no a las donaciones.

Una vez reducida la base imponible según corresponda, debemos obtener la cuota tributaria. El tipo aplicable va a depender de la cantidad heredada/recibida y del patrimonio preexistente del donatario.

A la cuota tributaria se le aplicarán posteriormente las bonificaciones y/o reducciones que apliquen atendiendo a la normativa autonómica de cada Comunidad. Estas bonificaciones varían considerablemente en función de la Comunidad Autónoma y como consecuencia el importe a ingresar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones puede variar sustancialmente.

Si necesitas ayuda para la liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones o de cualquier otro impuesto en ASBRO Asesores contamos con los mejores profesionales que estudiarán su caso personalmente y le asesorarán para que se lleve a cabo de la forma más beneficiosa.

¡Contáctanos sin compromiso!

ASBRO ASESORES www.asbroasesores.com

contacto@asbroasesores.com

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat